ARTE Y REVOLUCION

ES OBVIO QUE EL IMPERIALISMO PREFIERE UN ARTE SORDOMUDO, UN ARTE QUE NADA DICE, NADA OYE Y TAMPOCO VE...
Nos dimos cuenta de que en cada período histórico importante el arte ha cumplido una gran función social, ya sea como arte oficial del estado o como arte subversivo para ser usado contra el estado. Para asombro de los estetas y de los incipientes puristas, nos pareció evidente que el arte cristiano se había dedicado con toda seguridad al servicio de la propaganda.
El noble trabajo de nuestra raza hasta sus más insignificantes expresiones espirituales y físicas, es de origen nativo (y esencialmente indio). Con su admirable y extraordinario talento para crear belleza, peculiar a ellos mismos, el arte de los mexicanos es la expresión espiritual más sana del mundo y esta tradición es nuestro mayor tesoro.
Repudiamos la llamada pintura de caballete y todo tipo de arte favorecido por los círculos ultraintelectuales, porque es aristocrático, y alabamos el arte monumental en todas sus formas, porque es aristocrático, y alabamos el arte monumental en todas sus formas, porque es propiedad pública.
Proclamamos que el arte en esta época de cambio social de un orden decrépito a uno nuevo, los creadores de la belleza deben emplear sus mejores esfuerzos para producir obras de arte ideológicas para el pueblo; el arte ya no debe ser la expresión de la satisfacción individual que es hoy, sino que debe aspirar a convertirse en un arte de lucha, educativo para todos.
Nuestro trabajo debe ser tan trascendente como podamos hacerlo, tan elaborado y tan completo. Nuestro trabajo debe estar repleto de valores artísticos. Debe ser a la vez física y metafísica, y construida tan metódica y seriamente como la mejor obra de los mejores períodos artísticos.
El deber de los pintores y escultores en la sociedad actual es colaborar estética y personalmente con la clase históricamente destinada a cambiar la vieja sociedad por la nueva, los pintores y escultores de hoy no pueden permanecer indiferentes en la lucha por liberar a la humanidad y al arte de la opresión. .
Daremos forma práctica a nuestras teorías creando escuelas de taller de artes plásticas y gráficas, de las que excluiremos las formas y procedimientos arcaicos, lívidos de monocopia, como la pintura de caballete; excluiremos todo lo que no se pueda reproducir, excluiremos las exposiciones en galerías "distinguidas" en beneficio de aficionados y críticos, las costosas ediciones limitadas, de hecho todo lo que pueda ser considerado arte para el coleccionista privado y para una élite privilegiada. De esta manera seremos consecuentes con nuestro propio período de la historia, y estaremos anticipando las formas de arte del futuro. Así prestaremos un servicio inmediato y evidente a las grandes masas ya toda la humanidad. La pintura decadente de hoy es a la vez oscura y abstrusa, sujeta como está al concepto social de la galería de arte, de la costosa monografía, de la revista satinada, de la monstruosa limitación de grabados y litografías, y también de los críticos mercenarios que son una parte integral del aspecto especulativo y comercial del mundo del arte.... Un movimiento de arte orientado exclusivamente hacia el arte de galería, solo puede conducir a los errores del arte abstracto, las limitaciones del formalismo, el absurdo del arte puro, la decadencia, y la muerte de la poderosa expresión humana......
Todo lo que hemos hecho y hacemos es atacado implacablemente por gente que prefiere la pintura de caballete destinada a adornar las casas de los ricos en un país de ricos semibárbaros; prefieren un arte sin contenido ideológico en un país donde es fundamental la educación ideológica del pueblo. Esto es lo que ellos quieren. Y quizás también deberíamos adoptar ciertos hábitos sexuales, que se están volviendo comunes; y debemos adoptarlos porque la moral está íntimamente ligada a todo esto... Ve y habla con los jóvenes pintores y averigua cuál es su situación. La mayoría de los pintores estadounidenses viven principalmente de las clases de arte que se ven obligados a dar porque no pueden vender su trabajo. En México como en el resto del mundo, los pintores están teniendo que vivir de enseñar pintura, algo que en cierta medida es inútil. El método pedagógico que utilizan destruye al maestro y no permite que el alumno desarrolle todo. Porque la única forma real de aprender es estar involucrado en la producción de algo lógico, algo con función. Así que no es de extrañar que en las ciudades del mundo las obras de algunos pintores americanos y europeos se vendan a una élite muy pequeña, una élite que no tiene interés en su propio país ni en su propia gente, y vive de las ganancias que obtiene robando a los demás países del mundo.
El arte, decíamos, lo producen simultáneamente los artistas y su público, y añadíamos: el arte debe adaptarse al público. Esta es la razón por la que el arte era grande cuando tenía una gran audiencia y era pobre cuando su audiencia estaba socialmente restringida...

Nosotros los artistas y los gobiernos de nuestros países, debemos comprender que el arte puede convertirse en un arma de guerra tan poderosa como las que utilizan los ejércitos en sus batallas. Es un brazo que ataca a través de los ojos y los oídos, ya través de los más profundos y sutiles sentimientos humanos.
El arte de la guerra contra el eje, cotidiano, en sus múltiples formas, la elocuencia y la creatividad perenne, y orientado a conquistar no sólo la libertad para la humanidad y el derecho a la determinación nacional para todos los pueblos, sino también el derecho a construir en el mundo futuro un arte público para LA PAZ y ese debe ser nuestro lema.
No amigos, no les puedo decir, en nombre de los Artistas Mexicanos, que solo den sus cuerpos, su trabajo, su militancia política; ni puedo decirte que des sólo tu espíritu, tu alma. Te pedimos que des ambas cosas, que contribuyas con tu trabajo y tu conciencia artística a los problemas de tu país y al futuro de tu pueblo. Pero esto no significa que neguemos el derecho de cualquier pintor a experimentar de la forma que quiera. Tiene derecho a hacerlo y derecho a defender sus principios y su punto de vista en público; pero no tiene derecho a ayudar a las fuerzas de la reacción a ahogar las voces de los que sí queremos decir algo con nuestra pintura, ni a sumarse a esas fuerzas para cerrarnos la boca quitándonos nuestras libertades. ¿Por qué luchamos en este momento? ¿Están los artistas abstractos, los artistas no figurativos luchando por la libertad de expresión? Somos los artistas figurativos que tenemos vínculos ideológicos con nuestro pueblo, los que luchamos por esto.
David Alfaro Siqueiros Arte y Revolution 1975 



El Coronelazo tributo NFT moneda de plata

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square