El Arte y la Sociedad

June 15, 2019

 

 

 

 

 

Ningún tipo de actividad humana es tan permanente como las artes plásticas, y nada de lo que sobrevive del pasado es tan valioso como un indicio de la historia de la civilización.  Durante muchos miles de años, nuestro conocimiento de las costumbres y creencias de la humanidad se deriva de las obras de arte supervivientes, y es solo relativamente reciente en la historia del mundo que el registro escrito viene en nuestra ayuda.  Se ha prestado aún menos atención a la génesis social del arte y a la naturaleza de las relaciones que subsisten entre la sociedad y los individuos responsables de la creación de obras de arte.

 La naturaleza esencial del arte no se encontrará en la producción de objetos para satisfacer necesidades prácticas, ni en la expresión de ideas religiosas o filosóficas, sino en la capacidad del artista para crear un mundo sintético y coherente, que no es el mundo de necesidades y deseos prácticos, ni del mundo de los sueños y las fantasías, sino de un mundo compuesto de estas dos contradicciones.  El arte moderno llama a una actividad dialéctica;  confronta una tesis, por un lado con la razón, por el otro lado con la imaginación su antítesis, y desarrolla una nueva unidad o síntesis en la que las contradicciones se reconcilian. 

Hemos llegado a una cierta crisis en el desarrollo de nuestra civilización en la que la verdadera naturaleza del arte está en peligro de ser oscurecida;  es más bien una cuestión de forzar el arte en falsas cuestiones morales;  Confundir el arte , que es una facultad intuitiva, con varios modos de juicio intelectual;  de hacer el arte subordinado, no solo a las doctrinas políticas, sino también a los puntos de vista filosóficos.  Pero el arte tiene que mantenerce como una actividad autónoma, influenciada como todas nuestras actividades por las condiciones materiales de la existencia, pero como modo de educacion y conocimiento, al mismo tiempo es su propia realidad y su propio fin.  Tiene relaciones necesarias con la política, con la religión y con todos los otros modos de reaccionar a nuestro destino humano.  Pero también como modo de reacción es distinto y contribuye por derecho propio a ese proceso de integración que llamamos civilización o cultura.

 

La práctica y apreciación del arte es individual;  El arte es una actividad solitaria, y solo en la medida en que la sociedad reconoce y absorbe tales unidades de experiencia, el arte se teje en el tejido social.  El arte es fundamentalmente una fuerza instintiva;  y los instintos son propensos a retroceder en una capa de inconsciencia si se tratan de forma demasiado deliberada.  La mayoria de las veces el arte solo puede desarrollarse en un clima favorable de servicios sociales y aspiraciones culturales, pero tampoco es algo que se pueda imponer a una cultura, como un certificado de respetabilidad.  El arte es solo la chispa que brota en el momento correcto, entre dos polos opuestos, uno de los cuales es el individuo experimentando el arte, el otro la sociedad.  Al final la expresión individual es un símbolo o mito socialmente válido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags